933 35 80 54

Lu-Vi: 9h-14h y 16h-18h
Sab: 9h-14h

Teniendo en cuenta que cualquier práctica odontológica tiene la finalidad de lograr el mejor resultado con los más avanzados medios y la máxima calidad, eso incluye también ofrecer las técnicas más adecuadas y seguras para disminuir el temor o ansiedad (en caso que el paciente lo sufra) y por supuesto el dolor. En en este contexto es donde la sedación consciente toma sentido. 

La sedación consciente, realizada por un anestesista experto, es la práctica odontológica que proporciona el escenario necesario para que el trabajo del odontólogo alcance la máxima agilidad y eficacia. 

Así pues, la sedación consciente es una combinación de un fármaco que ayuda a relajarse (un sedante) y otro que se encarga de bloquear el dolor (un anestésico) durante un procedimiento dental. Aunque el paciente permanece despierto durante la visita, éste pierde la sensibilidad de la zona que se tiene intención de manipular, hecho que proporciona un ambiente de consulta más tranquilo y relajado, tanto para el paciente como para el profesional. 

Con la sedación consciente no se duerme al paciente. Es cierto que el medicamento puede alterar la percepción del tiempo, pero en ningún momento el paciente llega a perder el conocimiento. Eso permite que el paciente pueda comunicarse con el odontólogo durante el procedimiento. 

Este tipo de sedación está muy bien valorada porque permite una rápida recuperación y que el paciente pueda retornar a su actividad habitual poco después del procedimiento. 

Tipos de sedación

¿Qué sedaciones usamos? 

El anestesiólogo es el encargado de recomendar el método de sedación más adecuado para cada paciente, según el tipo de intervención que se vaya a realizar y teniendo en cuenta sus miedos y fobias. Existen dos métodos de sedación consciente: 

  • Sedación consciente inhalatoria: El especialista suministra al paciente una mezcla de gases que proporcionan una sensación de relajación y pérdida de sensibilidad que sirve para evitar el dolor. Es un tratamiento rápido que se usa en pacientes que temen las jeringuillas. Es especialmente recomendado para niños, personas con discapacidad cognitiva o adultos con problemas de ansiedad. 
  • Sedación consciente intravenosa: El anestesiólogo administra al paciente fármacos sedantes a través de una sonda intravenosa que rápidamente son asimilados por el organismo produciendo un estado de gran relajación. La dosis varia en función del paciente y el tratamiento que va a recibir. La recuperación es rápida y se realiza en la misma clínica odontológica. 

Perfil del paciente

¿Para quién está pensada la sedación? 

El control del dolor y la ansiedad en los pacientes es uno de los aspectos más importantes para poder dar los tratamientos necesarios sin afectarles de forma negativa. Pueden recibir este tipo de sedación pacientes (adultos y niños) que sufran ansiedad o que tengan miedo o fobia al dentista. También se puede usar una sedación consciente en pacientes que presenten alguna patología asociada (discapacidad psíquica, agarrotamiento muscular, así como temblores o sudoración). Y por supuesto, se sedará a los pacientes que van a someterse a una implantología dental o a algún tratamiento que requiera la colaboración activa del paciente durante largos periodos de tiempo. 

Pautas postoperatorias

¿Cómo recuperarse de una sedación? 

La sedación consciente se trata de un proceso seguro y efectivo, sin embargo requiere, como todo tipo de sedaciones, seguir una serie de pautas posteriores para evitar problemas o reacciones inesperadas. 

El procedimiento de recuperación consta de una supervisión en la misma clínica de la evolución progresiva del estado del paciente hasta que se le pasen por completo los efectos sedantes. Tan pronto como éstos desaparezcan, el paciente podrá regresar a su casa, siempre acompañado de algún familiar o persona responsable. 

A diferencia de otros sedantes, éste permite que el paciente pueda volver a sus actividades cotidianas poco después del procedimiento. Pero se recomienda evitar que conduzca, que opere maquinaria, que consuma alcohol y que tome decisiones legales durante las primeras 24 horas.

Sedación consciente en el Hospital Odontològic Universitat de Barcelona 

El control del dolor y la ansiedad en los pacientes es uno de los aspectos más importantes para poder llevar a cabo los tratamientos odontológicos requeridos en las mejores condiciones. 

En el Hospital Odontológico, disponemos de un equipo de especialistas en anestesiología y reanimación que cuentan con los recursos técnicos más avanzados para garantizar que nuestros clientes puedan beneficiarse de cualquiera de nuestras prácticas odontológicas sin dolor físico ni psíquico. Nos preocupa el bienestar de las personas y sabemos que con la sedación consciente podemos proporcionar en todo momento el máximo confort y mejorar su experiencia clínica.

Pide visita

¿Necesitas sedación en tu próxima visita?